Search form

Eclesiástico 38

Enfermedad y muerte 1 Respeta al médico por sus servicios, pues también a él lo instituyó Dios. 2 El médico recibe de Dios su ciencia, y del rey recibe su sustento. 3 Gracias a sus conocimientos, el médico goza de prestigio y puede presentarse ante los nobles. 4 Dios hace que la tierra produzca sustancias medicinales, y el hombre inteligente no debe despreciarlas. 5 Dios endulzó el agua con un tronco para mostrar a todos su poder. 6 Él dio la inteligencia a los hombres, para que lo alaben por sus obras poderosas. 7 Con esas sustancias, el médico calma los dolores y el boticario prepara sus remedios. 8 Así no desaparecen los seres creados por Dios, ni falta a los hombres la salud. 9 Hijo mío, cuando estés enfermo no seas impaciente; pídele a Dios, y él te dará la salud. 10 Huye del mal y de la injusticia, y purifica tu corazón de todo pecado. 11 Ofrece a Dios sacrificios agradables y ofrendas generosas de acuerdo con tus recursos. 12 Pero llama también al médico; no lo rechaces, pues también a él lo necesitas. 13 Hay momentos en que el éxito depende de él, 14 y él también se encomienda a Dios, para poder acertar en el diagnóstico y aplicar los remedios eficaces. 15 Así que un hombre peca contra su Creador, cuando se niega a que el médico lo trate. 16 Hijo mío, llora por el que muere, muestra tu dolor y cumple los ritos fúnebres. Sepúltalo de acuerdo con las costumbres, no te ausentes de sus funerales. 17 Hijo, con amargo llanto y señales de duelo, hazle un funeral como le corresponde. Deja correr las lágrimas uno o dos días, y después consuélate de la pena. 18 Porque la pena lleva a la muerte, y la tristeza desgasta las fuerzas. 20 No pienses más en él, aparta su recuerdo y piensa en el futuro. 21 No sigas pensando en él, que ya no tiene nada que esperar; a él no le aprovecha, y a ti te hace daño. 22 Piensa que tendrás igual destino que él: ayer él y hoy tú. 23 Como descansa el muerto, que así descanse su recuerdo; y tú consuélate, toda vez que él ya ha muerto.El trabajo manual y la sabiduría 24 La sabiduría del literato crece con sus tiempos libres; el que tiene pocas ocupaciones puede hacerse sabio. 25 No puede hacerse sabio quien pasa su tiempo arando, quien pone su orgullo en manejar bien la aguijada, quien no hace más que dirigir los bueyes, y solamente se ocupa del ganado, 26 y se desvela por arreglar el establo, y toda su preocupación es trazar los surcos. 27 Otro tanto hay que decir de todo obrero y artesano que trabaja de noche lo mismo que de día, que talla relieves para sellos y constantemente cambia los diseños. Se esfuerza por representar al vivo las imágenes y se desvela para terminar su trabajo. 28 Así también el herrero sentado junto al yunque, concentrado en trabajar el hierro. El humo y el fuego le resecan la piel mientras lucha con el calor de la fragua. El ruido del martillo resuena siempre en sus oídos; tiene los ojos fijos en el modelo que copia. Se esfuerza por terminar su trabajo, y se desvela por darle los toques finales. 29 Lo mismo es el que trabaja el barro, que hace girar el torno con los pies, siempre concentrado en su trabajo y esforzándose por hacer la cantidad fijada. 30 Moldea el barro con las manos, y con los pies lo ablanda. Se esfuerza por terminar el barnizado, y se desvela para dejar limpio el horno. 31 Todos ellos son obreros que trabajan con sus manos, y cada uno en su oficio es un experto. 32 Sin ellos no sería posible la vida en sociedad, nadie viviría ni nadie viajaría. 33 Sin embargo nadie los invitará a gobernar el pueblo, ni descollarán en la asamblea. No forman parte de ningún tribunal, ni entienden de asuntos de justicia. 34 No demuestran instrucción ni capacidad para juzgar, ni entienden de proverbios. Pero ellos contribuyen a la estabilidad del mundo, ocupándose en su trabajo de artesanos.

Dios Habla Hoy

Dios habla hoy ®, Tercera edición. © Sociedades Bíblicas Unidas, 1966, 1970, 1979, 1983, 1996. More Info | Version Index